Selecciona el idioma 

Insuficiencia Cardiaca

Diagnostico, tratamiento, y recursos para pacientes y cuidadores

Cuidar de usted mismo

Ayudar a un ser querido que padece insuficiencia cardíaca puede ser una experiencia alentadora y enriquecedora. No obstante, a veces afecta notablemente al cuidador. Asegúrese de cuidar también de usted mismo, y ocúpese de su bienestar físico y emocional global. He aquí algunas de las cosas que debe tener en cuenta:

No intente hacerlo solo

Usted necesita expresar sus sentimientos igual que el paciente. Puede sentir una mezcla de culpa (p. ej., "¿Debería haberlo visto venir? ¿Pude haber evitado la insuficiencia cardíaca de mi ser querido?"), miedo (p. ej., "¿Me ocurrirá a mi también? ¿Quién cuidará de él si yo no puedo hacerlo?") o frustración general (p. ej., "¿Cómo saldré adelante en el día a día?") y tristeza (p. ej., "No quiero verle pasando por esto"). A veces es útil escribir sus sentimientos en un diario. Y busque alguien con quien hablar: amigos, familia o la persona de la que cuida.

No se culpe

Si su ser querido se frustra o se deprime o no sigue las indicaciones del médico a pesar de sus esfuerzos, recuerde que no es culpa suya y que no puede controlarlo todo. Trate de centrarse en cosas concretas que puede hacer para ayudar, como hacer recados, llamar por teléfono, ayudar a preparar las comidas, y de permanecer siempre alentador y positivo.

Pida ayuda

Los demás pueden dar por hecho que no necesita ayuda, así que pídala. Familia, amigos y vecinos pueden estar deseosos de ayudar con las comidas, el transporte y otras necesidades cotidianas. También puede haber organizaciones y grupos de voluntarios en su zona que pueden ayudar.

Suele haber grupos de apoyo para usted también

Usted también puede encontrar apoyo y fuerza en grupos de apoyo, como los pacientes. Póngase en contacto con su hospital y pregunte por los grupos de su zona. También internet es un buen sitio para encontrar foros de cuidadores, donde compartir experiencias y prestar apoyo.

Acuérdese de descansar

No deje de ver a sus amigos ni de hacer las actividades que le gustan. Tómese un respiro cuando sea necesario, basta con ir al cine o salir a dar una vuelta.

Ocúpese de su propia salud mental

Cuidar de un enfermo puede ser estresante, y el estrés puede conducir a depresión y a otros problemas. Hable con su médico si presenta cualquiera de estos síntomas de depresión:

  • Falta de interés por actividades de las que solía disfrutar
  • Alejamiento de la familia y los amigos
  • Irritabilidad o sensación de desesperanza
  • Aumento o pérdida de peso, o cambio del apetito
  • Agotamiento

Medtronic Ibérica ofrece este sitio web
y su contenido exclusivamente para fines de información general.