Selecciona el idioma 

Insuficiencia Cardiaca

Diagnostico, tratamiento, y recursos para pacientes y cuidadores

Medicamentos

Sólo su médico puede determinar la selección, combinación y dosis correcta de medicamentos para tratar sus síntomas. A continuación le presentamos los medicamentos más utilizados para tratar la insuficiencia cardíaca:

Los diuréticos (fármacos que ayudan a orinar) se emplean para controlar los síntomas de retención de líquidos. Aumentan la cantidad de agua y sal que pasa desde los riñones a la orina.

Pueden ser de ayuda en el alivio de la hinchazón de tobillos y la falta de aliento causada por fallos cardíacos.

A veces los diuréticos producen una pérdida excesiva de potasio a través de la orina. En algunos casos será necesario contrarrestarlo con un segundo medicamento. A veces causan calambres en las piernas. También los diuréticos más potentes actúan de una forma muy rápida por lo que cabe la posibilidad de que tenga que orinar urgentemente. Esto puede ser muy inconveniente porque deberá planificar la toma del medicamento para que no interfiera con sus actividades diarias.

Los IECA (Inhibidores de la Enzima Convertidora de Angiotensina) tienen distintos efectos sobre la circulación, incluyendo la relajación de las arterias. Esto ayuda al corazón ya que reduce el esfuerzo que el corazón debe realizar para bombear la sangre a todo el cuerpo.

Los IECA suelen producir una mejora sustancial en la calidad de vida. Su médico le recetará al comienzo del tratamiento una dosis baja para evitar una bajada de tensión repentina. Antes de prescribirle un IECA su médico le hará un análisis de sangre para determinar el funcionamiento de sus riñones. Esta prueba se repetirá con frecuencia una vez se haya comenzado el tratamiento.

Los IECA no son medicamentos adecuados para todos los pacientes con insuficiencia cardíaca. Será su médico quien valore si es adecuado para el control de su enfermedad.

La digitalis, o su derivado, la digoxina, fue durante muchos años la piedra angular del tratamiento farmacológico de la insuficiencia cardíaca. La digoxina sigue siendo utilizada en pacientes que presentan un ritmo rápido e irregular (denominado fibrilación auricular), que puede tener como consecuencia insuficiencia cardíaca, pero no se suele prescribir a pacientes con un ritmo normal.

Investigaciones recientes sugieren que algunos pacientes con problemas cardíacos podrían beneficiarse de los betabloqueantes. Será su médico quien evalúe su utilización.

Los cambios en el tipo de vida, como comer con menos sal, practicar ejercicio con moderación y descansar lo suficiente pueden ayudar a aliviar los síntomas que se experimentan en todas las fases de la insuficiencia cardíaca. Tanto el ejercicio como el reposo son importantes. Más sobre los cambios del tipo de vida.

Los antagonistas del receptor de la angiotensina II (ARA) se emplean en pacientes que presentan efectos secundarios con los IECA. La combinación de ARA e IECA puede ser beneficiosa en ciertas circunstancias que su médico evaluará.

La warfarina es un anticoagulante indicado en pacientes con FA, antecedentes de embolia pulmonar o sistémica o presencia de un coágulo en el interior del corazón.

Otros fármacos que a veces se utilizan en la insuficiencia cardíaca:

Los nitratos pueden estar indicados para la insuficiencia cardíaca de clase III-IV, junto con vasodilatadores para mejorar los síntomas.

Su médico puede optar por utilizar fármacos antiarrítmicos si su enfermedad evoluciona con problemas de ritmo del corazón (tipo Fibrilación Auricular). Será el especialista quien evalúe estas situaciones.

Medtronic Ibérica ofrece este sitio web
y su contenido exclusivamente para fines de información general.